Sin categoría

La proliferación de los comparadores de precios online

Comparte esta entrada:

En estas mismas páginas existen algunos artículos enfocados al análisis de algún comparador de precios. La creciente utilización de la red por parte de los consumidores para hacer sus compras y la irrupción de los smartphones como fuente instantánea de información comercial han provocado la aparición de numerosas webs y aplicaciones consagradas a facilitarnos la búsqueda del producto más barato. Se puede decir que los comparadores de precios se reproducen por esporas y no hay ningún sector que no cuente con una aplicación o una web específica.

Algunos sectores como el de los seguros o el turismo cuentan con páginas web de gran éxito cuyos anuncios han llegado incluso a la televisión. Partiendo de la notoriedad de estos comparadores han surgido otros intentando ocupar un lugar en un mercado ya completamente saturado. ¿Cuál es el mejor comparador de precios? ¿A qué web me debo dirigir o qué aplicación debo utilizar si quiero recibir el mejor y más fiable servicio y obtener al mejor precio el producto que busco? Buenas preguntas…

La mayor parte de comparadores de precios reciben una comisión por cada venta realizada con su intermediación. Cada vez que nosotros hacemos clic en uno de sus enlaces que nos conduce a una tienda online, el comparador recibe esa compensación, la cual puede variar según el sector o el negocio.

Muchas de estas webs y aplicaciones cuentan, también, con comentarios de clientes que opinan sobre las cualidades de los productos. Además de ello, tenemos a nuestra disposición información sobre las características de los artículos. ¿Es suficiente esta información? ¿Quién está detrás de los comentarios?

El funcionamiento de buena parte de los comparadores de precios tiene algunas lagunas. Enlaces que se rompen, precios no actualizados, comentarios sospechosos, falta de datos… Lo que desde aquí denominamos desinformación.

Los vínculos que tienen los comparadores de precios con determinadas empresas o negocios se ocultan al usuario que no tiene toda la información a su disposición para tomar una decisión. Por otro lado, como se pregunta Juan Macías en su blog: ¿Qué comparan?: ¿productos? ¿precios? ¿tiendas? ¿productos/precios/tiendas? Si 5 tiendas anuncian los mismos productos, sólo tendrá éxito la del precio más bajo, entonces, ¿para qué anunciarse? ¿Para entrar en una lucha de precios? ¿Para que en esta lucha gane el comparador de precios?”.

Entonces, ¿cómo utilizar los comparadores de precios? Tal vez, comparar entre los mismos comparadores de precios. Aunque puede suceder que al final, de tanto comparar, nos volvamos todos locos…

Foto: Pierre Amerlynck

Tecnología

Ahorra con tu smartphone

Comparte esta entrada:

Ya que nos hemos gastado un buen dinero en la compra de nuestros teléfonos inteligentes, intentemos sacarles partido de la mejor manera posible. No es sencillo dominar esta tecnología y aprovechar muchas de sus aplicaciones. Si somos unos geeks esta afirmación nos parecerá una tontería, pero, lógicamente, no todo el mundo tiene las mismas ganas o tiempo para experimentar con el sinfín de aplicaciones de las que disponen los sistemas operativos móviles.

Pero si os decimos que usando algunas de ellas nos vamos a ahorrar dinero, tal vez saquemos un poco de tiempo para la experimentación. Los consumidores norteamericanos, que de consumo saben mucho, cada vez usan más sus teléfonos para encontrar ofertas a través de la web. Muchas de ellas nos llegan mediante los famosos cupones.

Partiendo de esta técnica tradicional, muchas firmas se han puesto las pilas especializándose en la distribución de descuentos a través de cupones virtuales. Foursquare, Groupon, Groupalia (el sufijo –alia en firmas asociadas a internet está triunfando a base de bien) entre otras, ofrecen esta clase de cupones o aplicaciones para comparar precios en la zona que vivamos.

Esta clase de descuentos surge como método para aumentar el consumo, en base a una teórica reducción de precio. No debemos fiarnos ciegamente de estos cupones ya que pueden dar información engañosa, pero en general, es una buena manera de ahorrar si hacemos una previa comparación de precios.

La compra en el supermercado es uno de los momentos en los que más alerta estamos a la hora de buscar fórmulas ahorrativas. Lo ideal es recorrer los diferentes establecimientos comparando precios. Esto, en la práctica, conlleva mucho tiempo. Algunas aplicaciones de los smartphones permiten comparar precios de supermercados de nuestra zona y ayudarnos a tomar la decisión correcta. Supertruper.com es una de ellas. Debes escanear el código del artículo en cuestión y comparar. Así mismo, tienes la opción de crear listas de la compra y la aplicación te genera comparaciones automáticas.

Otro ámbito muy habitual en los análisis de precios, es el de las gasolineras. Algunos apps como Fuel Calculator permiten controlar el consumo del vehículo entre otras opciones. Y, además, existen sistemas para comparar precios de gasolineras. El ahorro final, eso sí, no será muy apreciable tal como está planteado el negocio del sector en donde la liberación de precios brilla por su ausencia.

Como vemos el smartphone, no solo sirve para gastar. También puedes ahorrar. Dedícale un poco de tiempo y saca partido a tu teléfono.

Foto: triffe