Cómo ahorrar en casa

José Luis Del Campo VillaresSin categoría

Compártelo

Si un sitio hay donde se van gran parte de tus ingresos, lógicamente es el mismo donde podrás tomar ciertas medidas para conseguir un ahorro interesante. Y todos nosotros sabemos que donde se nos va más dinero es en la casa, tanto en lo que pagamos por ella como por lo que en ella consumimos todos los meses.

Para conseguir este ahorro, hoy te quiero dejar una serie de consejos que llevados a rajatabla te permitirán conseguir un ahorro en casa.

Siempre tener un presupuesto

De poco vale que te lances a comprar cosas para la casa si no sabes de qué dinero dispones para ello y te planteas seriamente el no pasarte de este límite. Cuando vayas a comprar cosas para casa, desde muebles hasta la compra semanal, siempre lleva presente cuál es el importe máximo del que dispones para gastar. Mal vas si empiezas a la ligera a comprar cosas sin ton ni son porque no va a haber cartera que te llegue.

Llevar una lista de lo que se necesita

Tienes que cubrir una necesidad y necesitas realizar una compra determinada. Ante dos opciones para cubrir tu necesidad podrás comparar los precios que tienen ambas opciones y mirar si te compensan, pero lo que está claro es que necesitas llevar una lista de las necesidades que tienes que cubrir.

Compara, compra inteligentemente y de forma económica

Si tienes que escoger entre productos sustitutivos para cubrir una necesidad, compara precios y prestaciones. Decídete por la compra más económica que cubra de verdad tus necesidades. De nada vale tener una necesidad que marcaste en el punto anterior si llegado el momento la cambias para comprar un producto más económico. Eso no es ahorrar, es cambiar las necesidades, con lo cual, cuando llegues a casa y uses el producto que has comprado, te vas a dar cuenta que no era lo que querías de verdad y que has realmente gastado el dinero tontamente. Recuerda, al final, lo barato sale caro.

Un ejemplo lo tienes en tus proveedores de servicios: si te preocupas de ver que operador de telefonía móvil es el que te da el mejor servicio y más barato y te cambias, ¿por qué no haces lo mismo con el proveedor de luz y/o de gas? Lo primero es fácil, pero lo segundo cuesta más.

Las llamadas que hagas se oyen igual, los kilovatios que uses también,etc. con lo cual, mientras menos te cuesten mucho mejor. Por lo tanto, aquí puedes ahorrar: estate siempre alerta de las ofertas de la competencia de tus proveedores.

Lo viejo no deja de ser útil

Mucha es la gente, no digo que tú seas así, que cuando lleva unos años viendo por ejemplo un televisor en casa considera que ahora se llevan más estrechos y planos, que ocupen menos, etc. cuando realmente el televisor que tiene funciona a la perfección, pero claro, no está a la moda.

Dejarse llevar por las modas en las compras del hogar es sinónimo de malgastar. Siguiendo con el ejemplo, ¿te acuerdas cuando un televisor de plasma costaba 3.600 euros mientras que ahora apenas llega a los 750 euros? Quien se obsesionó por adquirirlo en su momento, por una necesidad irreal que el mismo se inventó, acabo tirando el dinero.

[magicactionbox id=”2912″]

Por eso un consejo importante, sobre todo en temas de tecnología: los productos de tecnología son los únicos que han bajado en precio en la última década además de que quedan obsoletos muy rápido estando aun nuevos.

En este tipo de productos analizar la utilidad, y no la antigüedad de los productos. Si tienes una lavadora de 8 años y lava perfectamente, ¿por qué cambiarla por otra mientras cumpla su cometido? Seguro que pronto saldrán lavadoras nuevas al mercado que permitan bajadas de precios en modelos que podremos comprar más baratos que si lo hubiésemos comprado antes.
Diferenciar necesidad de verdad con autonecesidad que nos ponemos nosotros mismos.

Uso eficiente de las cosas

Debes de tomar conciencia de que mucho del gasto en exceso que tenemos en casa y de que no ahorremos más es por culpa de nuestros hábitos de conducta. Exceso de temperatura e la calefacción, dejar luces innecesariamente encendidas, dejar correr el grifo del agua más de lo necesario, poner la lavadora o el lavavajillas a media carga, etc. Muchos son nuestros hábitos que hacen que gastemos en casa más de lo necesario.

Analiza lo que es eficiente e intenta cambiar tus comportamientos en esa dirección. Estoy más que seguro de que sabes a ciencia cierta qué es lo que haces mal en tu casa y que te permitiría ahorrar un dinerillo a final de mes o a final de año, entonces ¿por qué no lo haces y cambias? ¿Pereza? ¿Vaguedad? ¿Desidia? Pequeños cambios suponen al final de mes grandes resultados. Comienza por cambiar pequeños hábitos y cuando te des cuenta estarás siendo mucho más eficiente de lo que eras y notarás el ahorro a final de mes.

Se autodidacta

Por comodidad, muchas de los pequeños arreglos del hogar que podrías hacer tú, llamas a alguien para que los realice. Arreglar una cerradura, evitar que un grifo gotee, pintar tú mismo una habitación,etc.  No hablo de que levantes todo el parquet y pongas tu tarima flotante, “zapatero a tus zapatos”.

Medita todo lo que has mandado arreglar en casa en el último año, lo que te ha costado y si podrías haberlo hecho tú. Te darás cuenta que mucho de ese gasto lo podrías haber evitado. Y en los tiempos que corren, que todo está en Internet, dudo mucho que no encuentres algo dondete digan que es lo que tienes que hacer para arreglar esto o aquello.

¿Manos a la obra?

Ya veis que la mayoría de todos estos consejos para ahorrar en el hogar pasan solo por autodisciplinarte. Lo que debes de hacer es marcarte un objetivo al final de año de que vas a hacer con el dinero que te ahorres al cambiar tus comportamientos en casa. Ya verás como con ese objetivo a la vista te va a costar mucho menos cambiar y ser más eficiente en tu casa.

Title

José Luis Del Campo Villares

Facebook Twitter Google+

José Luis del Campo es consultor financiero, entre otras cosas. Intenta aplicar lo aprendido durante casi 20 años de trayectoria profesional y lo que aprende día a día para ayudar a quién lo lee. Colabora en diferentes medios de comunicación.